Friday 1 april 5 01 /04 /Abr 18:48

“HAZ OBRA DE EVANGELISTA, CUMPLE TU MINISTERIO”

 

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

Esto le encarga Pablo al joven Timoteo:

 

Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.  Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio” (2 Timoteo 4:1-4).

 

En estos versos vemos al apóstol Pablo animando a Timoteo, un ejemplo entre los jóvenes creyentes, para que haga la obra de evangelista, y cumpla su ministerio. Le dice que predique la Palabra a tiempo y fuera de tiempo, y más aún, cuando se tenía la amenaza de las falsas doctrinas que no serían sino meras fábulas humanas que desviarían de la verdad a muchos, incluso dentro del pueblo de Dios.

 

A los corintios igualmente el apóstol Pablo les aconseja, lo siguiente: Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano (1 Corintios 15:58). Aquí Pablo les dice a los creyentes corintios que se mantengan firmes y constantes en la fe, y creciendo más y más en la obra del Señor, sabiendo que su trabajo para esta causa divina no es en vano, pues tiene gran retribución. Dice Apocalipsis 2:3, así: “y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado”.

 

Cristianos inconstantes

 

Pero hay muchos cristianos que no le dedican tiempo a la obra del Señor, y simplemente se escudan en escusas que pueden parecer justas, pero que son simples pretextos. Y es que si uno está convencido de que el evangelio de Cristo  tiene poder salvífico, uno no lo dejaría de proclamar para que otros también se salven de la condenación. ¡Eso es amor genuino!

 

En la parábola del sembrador, Jesús pasa a explicar los distintos tipos de tierra o suelos donde caen las semillas del sembrador. El dice lo siguiente: “Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan” (Lucas 8:13). Y esto es verdad, puesto que muchos cristianos todavía se encuentran en la encrucijada entre decidir por Dios o por sus seres queridos (familiares y amigos). Sí, Cristo y su evangelio del reino es motivo de controversia y de división. Sí, muchas veces el mensaje salvador es motivo de que muchos amigos y familiares nos releguen a un segundo plano, o nos pongan totalmente de lado. Y es que aún muchos potenciales creyentes están muy unidos a sus seres queridos, y a una religión tradicional y familiar, que mantenerse firme a su “nueva” fe se les hace insoportable. Finalmente, o eventualmente, dejan de lado su compromiso cristiano para agradar a los suyos y no a Dios. Pablo es directo al decir: “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo”.

 

En un continente como el nuestro donde predomina el catolicismo, toda religión distinta a ésta es vista como una secta o un culto peligroso que se ha alejado de la verdad de la Santa Madre Iglesia. Desgraciadamente, también es cierto que muchas iglesias protestantes, sean éstas evangélicas, cultos, o sectas, han obrado mal y han dejado un mal testimonio en el mundo con su conducta que dista mucho de ser cristiana. Las más de las iglesias se han convertido simplemente en empresas de negocios donde lo único que se busca es convertir a la gente para sacarles su dinero con el pretexto de una causa supuestamente noble y altruista. Pero también es cierto que la iglesia católica ha perdido su autoridad con tanto sacerdote pedófilo y monjas histéricas que han abusado de sus cargos de manera execrable. Ya ninguna iglesia parece ofrecer un evangelio puro con líderes intachables y confiables. Pero Cristo y su evangelio no cambian, siguen siendo los mismos, sin ninguna variación.

 

Nuestra tarea es predicar el evangelio de Cristo, el reino de Dios, y no cansarnos de cumplir nuestro ministerio, evangelizando y llevando a los pecadores a los pies de Jesucristo. Esto es lo importante. Y recordemos que no necesitamos una iglesia organizada, con jerarcas y dogmas para que nos edifiquemos apropiadamente en la fe. Tenemos a Dios y Su palabra, y contamos con el gran Pastor de los pastores que es Cristo, nuestro Señor. La gente que se convierta y se bautice creyendo en el evangelio del reino y en el nombre de Jesucristo (Hechos 8:12) son automáticamente incluidos en el cuerpo místico de Cristo (Hechos 2:38,47), y convertidos en miembros de su iglesia.

 

No nos desanimemos

 

Así que no nos desanimemos si nos hemos desengañado de nuestra iglesia, o de nuestros pastores y maestros que obraron injustamente o impíamente contra nosotros, o contra terceros. Ellos tendrán que dar cuenta de sus actos a Dios, y serán corregidos o castigados a su debido tiempo, si antes no se arrepienten con corazón contrito y humillado. Nosotros seguimos perteneciendo al cuerpo de Cristo, aquel cuerpo desperdigado por todo el mundo, y que el Señor conoce muy bien, y mejor que nadie.  

 

Finalmente, sólo el Señor sabrá decidir si estamos o no incluidos o adheridos a su cuerpo, y nadie más. Y recordemos que aunque haya sólo dos o tres personas reunidas en su nombre, él estará en medio de ellas. Y es su promesa, ¡y él lo cumplirá! No hay, pues, por qué sentirse solos, pues el Señor está con los suyos, y más aún, si andamos cumpliendo sus mandatos con fidelidad y constancia.

 

El diablo es un obstructor

 

Para terminar, no olvidemos que el único interesado de boicotear el evangelio salvador de Cristo es Satanás. Por tanto, sabiendo esto muy bien, no demos dar lugar o pie al diablo, y no desistamos en cumplir nuestro ministerio, a tiempo y fuera de tiempo. En la misma parábola del sembrador Jesús deja claro esto, al decir:  ”Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el DIABLO y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven” (Lucas 8:12).

 

Recordemos, sin embargo, que también Jesús habló de la semilla que cayó en buena tierra, diciendo: “Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con PERSEVERANCIA” (Lucas 8:15).

Por apologista
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Presentación

Perfil

  • apologista
  • eladaliddelavardad.over-blog.es
  • Hombre
  • noticias mundo EU meta Jesús
  • soy Ingeniero zootecnista, estudiante bíblico,y ex-testigo de Jehová. Soy creyente unitario, predico el reino de Dios como el evangelio singular de Cristo, soltero y sin hijos.

Crear un Blog

Calendario

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>

Recomendar

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados