Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 diciembre 2012 7 30 /12 /diciembre /2012 17:52

ESPERANDO EL REINO DE DIOS

 

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

Estimados amigos, en el Nuevo Testamento tenemos a cristianos que esperaban el reino de Dios. Uno de esos personajes es José de Arimatea, de quien se dice que era un discípulo de Jesús (Juan 19:38, Mateo 27:57).

 

Si nos remontamos a Lucas y Marcos, esto es lo que dicen de José de Arimatea:

 

1. Marcos 15:43: José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también ESPERABA EL REINO DE DIOS, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús.

 

2. Lucas 23:50,51: Había un varón llamado José, de Arimatea, ciudad de Judea, el cual era miembro del concilio, varón bueno y justo. Este, que también ESPERABA EL REINO DE DIOS, y no había consentido en el acuerdo ni en los hechos de ellos.

 

Sabemos que los fieles cristianos del primer siglo, Judíos piadosos y justos, tenían su fe puesta en la venida del reino antiguo de David. Ellos estaban seguros de que el Cristo restauraría dicho reino que había quedado suspendido desde el año 587 AC con la caída de Sedequías, el impío rey judío que se había apartado de Dios al desobedecer Su orden dada a través de Su profeta Jeremías, y que le exigía someterse al rey Nabucodonosor, y a pagar los tributos demandados por él. Su rebelión provocó su caída y la destrucción de Jerusalén en 587AC. Tanto los nobles de su reino como sus hijos fueron asesinados en presencia de Sedequías, y a él mismo le sacaron los ojos, siendo finalmente deportado a Babilonia.

 

La esperanza de la restauración del reino de David fue anunciado por los profetas de Yahweh. Ezequiel fue uno de ellos, y él escribió lo siguiente: “

 

  Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto. A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré (Eze. 21:25-27).

 

Noten ustedes que Yahweh redujo el reino malvado de Sedequías, y sería él mismo quien lo restauraría, entregándole al heredero legítimo la autoridad de rey. Esto mismo lo aclara Pedro en su discurso ante sus paisanos en Jerusalén:

 

Hechos 2:29,30 “Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono”

 

Es claro de que Yahweh no tenía la intención de dejar a su pueblo sin rey por la eternidad, sino que se propuso restaurar el reino caído con un varón, un hombre noble, un descendiente judío del linaje de David.

 

Jesús se fue al cielo para justamente recibir un reino y volver, y así lo dijo él con estas palabras: Lucas 19:12: Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para RECIBIR UN REINO y volver.

 

En Daniel 7:13,14, leemos:

 

 7:13 Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.

 

Y esto es precisamente lo que dice Juan en su libro de Apocalipsis 12:10:

 

Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la AUTORIDAD de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

 

El Reino Ahora o Dominionismo

 

Los proponentes del llamado Reino Ahora, entre los cuales están muchos predicadores evangélicos pentecostales muy populares, incluyendo la mayoría de los predicadores del evangelio de la prosperidad, sostienen que la venida de Cristo será post tribulacional y que la construcción del reino de Cristo está ahora a cargo de su iglesia, la cual, supuestamente, tiene el encargo de preparar el mundo para Cristo, a través de una conversión mundial de todas las naciones de la tierra (facilitado por su “poder temporal”). Es decir, una vez que el mundo se haya convertido a Cristo, el Señor vendrá por segunda vez para tomar lo que es suyo. El Reino Ahora niega el arrebatamiento de la iglesia, doctrinal fundamental de los cristianos ortodoxos.

 

El origen del reino ahora se remonta al Siglo III con las enseñanzas de Orígenes de Alejandría, quien fue discípulo de Clemente, firme seguidor de la escuela neoplatonista. San Agustín siguió el pensamiento de Orígenes de una iglesia reinante conquistando el mundo para Cristo. Es decir, el reino de Cristo, para Agustín, es el reinado de la iglesia en todo el mundo, a través de sus clérigos ordenados, convirtiendo a herejes o paganos en creyentes cristianos. El pensamiento del reino ahora de Agustín está plasmado en su famosa obra “La Civitis Dei” (La Ciudad de Dios).

 

Sin lugar a dudas, el llamado Reino Ahora tiene sus orígenes en Roma, con la iglesia Católica, Apostólica y Romana, la cual tiene como fin unir a todas las iglesias del mundo bajo el control de Roma (Concilio Vaticano II), y hacer que todos se unan en torno a Roma para lograr ese mismo propósito u objetivo de conquistar el mundo para Cristo bajo los auspicios de la jerarquía Católica.

 

Hoy muchas iglesias evangélicas se están uniendo con el Catolicismo para buscar la unidad y la confraternidad, y para eso los protestantes están regresando al seno de la iglesia de Roma de manera progresiva, y esa ha sido, precisamente, la meta de los Jesuitas, quienes se han infiltrado en las iglesias, escuelas y seminarios evangélicos de todo el mundo para reconquistar nuevamente a los “hermanos separados” para sus filas.

 

El reino de Cristo no se logrará por los esfuerzos humanos

 

Si bien es cierto que nosotros debemos anunciar el Reino de Cristo al mundo, nuestra tarea no es convertir a todo el mundo para Cristo y su reino. En realidad nuestra tarea es sino dar testimonio de este reino venidero  a todas las naciones, como sus embajadores y pregoneros. Esto fue lo que dijo Jesús de la misión de su iglesia:

 

“Y será predicado este EVANGELIO DEL REINO en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14).

 

2 Corintios 5:20: Así que, somos EMBAJADORES en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

 

Lo que muchos aún parece no entender es que el reino será restaurado por Cristo. No se trata de una conversión universal  de los infieles por los esfuerzos humanos, sino de un gobierno universal cuya sede estará en Jerusalén, el cual dominará de mar a mar hasta los confines de la tierra. Será el reino de David, el cual será restaurado por Cristo mismo cuando regrese para sentarse en el trono de David, y eso ocurrirá sólo en su segunda venida en gloria. Veamos los siguientes pasajes:

 

 Hechos 3:21: “A quien (Cristo) de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la RESTAURACIÓN de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo”. Aquí es el mismo Jesús quien restaurará todas las cosas, incluyendo el reino davídico, en su parusía con sus ángeles (Ver también Hechos 1:3,6,7).

 

Mateo 25:31,34: “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su TRONO DE GLORIA…Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”. Aquí es claro que Jesús empezará a reinar con los suyos cuando venga por segunda vez, sentándose en el trono de David. Este reino ha sido preparado PARA (no POR) los cristianos desde la fundación del mundo. Este pasaje derrumba el llamado “Reino Ahora”, el cual sostiene que son los cristianos los llamados a preparar el reino, y no Dios, quien de hecho ya lo preparó desde la fundación del mundo.

 

Conclusión:

 

Nuestra tarea es ser embajadores del reino, anunciando la llegada de un nuevo rey con su reino que hará realidad la paz y la justicia duradera en la tierra, donde todos los hombres vivirán bajo las reglas del Eterno.

 

Nosotros no estamos llamados a convertir a todo el mundo con nuestro anuncio del evangelio del reino, sino a advertir y dar a conocer al mundo de lo que se viene, y del castigo que les espera a los impíos que no se arrepienten de sus pecados aceptando el evangelio salvador. Recordemos que cuando venga Jesús en gloria, no encontrará fe en la tierra, sino maldad y desobediencia al extremo (Lucas 18:8: Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿HALLARÁ FE en la tierra?). Sí, Jesús hallará un mundo en caos, como lo estuvo en los tiempos de Noé (Lucas 17:26: Como fue en los días de NOÉ, así también será en los días del Hijo del Hombre.). Esto nos demuestra que lejos de tener un mundo piadoso en su venida, habrá rebelión y abundancia de pecado por todos lados (2 Tim.3:1-5 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,  que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” Mateo 24:12: y por haberse multiplicado la maldad, el AMOR DE MUCHOS se enfriará.).

 

Finalmente, como cristianos debemos seguir buscando y pidiendo que el reino de Dios venga, para que se haga la voluntad de Dios en la tierra como se hace en el cielo (Mateo 6:10,33).

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by apologista
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : eladaliddelavardad.over-blog.es
  • eladaliddelavardad.over-blog.es
  • : La predicación del evangelio original de Cristo, que es el reino de Dios, el cual Jesús restaurará en la tierra en su segunda venida en gloria. Este reino divino traerá, por fin, la paz y la justicia verdadera a este planeta decadente y moribundo.
  • Contacto

Perfil

  • apologista
  • soy Ingeniero zootecnista, estudiante bíblico,y ex-testigo de Jehová. Soy creyente unitario, predico el reino de Dios como el evangelio singular de Cristo, soltero y sin hijos.
  • soy Ingeniero zootecnista, estudiante bíblico,y ex-testigo de Jehová. Soy creyente unitario, predico el reino de Dios como el evangelio singular de Cristo, soltero y sin hijos.

Archivos

Enlaces